• PERSEO

¿Cómo sé si mi marca necesita un Rebranding?

Si estás leyendo este artículo, quizá es debido a que estés considerando hacer un rebranding en tu empresa. Esto puede ser debido a diversas razones, como por ejemplo, que tu empresa haya cambiado su visión, tu público objetivo o target también haya cambiado, o quizá quieras expandir tu negocio a otros mercados. Sea cual sea la razón, este cambio ha de realizarse con cautela y gestionándolo bien para que tenga éxito.


Ahora bien, el rebranding es una estrategia de marketing que se basa en la modificación parcial o total del conjunto de elementos que identifiquen a la marca, con el objetivo principal de mejorar su posicionamiento en el mercado.

Esta estrategia se puede llevar a cabo de distintas maneras, puede suponer un cambio tan pequeño como cambiar la introducción utilizada para las newsletter, un cambio en algún elemento característico de las campañas publicitarias, cambiar la tipografía utilizada, o cambios a mayor escala como modificar el nombre o el diseño característico de la marca.

La finalidad buscada en el rebranding está en conseguir cambiar la opinión de clientes o inversores sobre una empresa ya establecida y que ya conocen. Estos, deben de ser capaces de reconocerte y establecer una nueva conexión con tu marca o una forma de identificarse con ella. De esta manera, se trabaja en la creación de una nueva personalidad de la marca, que será expresada a través de la misión, visión y los valores de tu compañía.


Un ejemplo de rebranding:



Existen diferentes razones por las que una empresa decide realizar un rebranding de su marca, y son las siguientes:


Tu empresa ha cambiado su misión.


Quizá tu marca se ha quedado algo obsoleta en cuanto a las novedades, digitalización, nuevas tendencias o simplemente con los cambios en la sociedad y comercios, y por eso su objetivo comercial ha cambiado. En esta situación, deberás realizar un estudio previo de tus nuevos competidores, target, promociones y un estudio relativo al reposicionamiento en el mercado de tu negocio.


Tu imagen de marca es demasiado similar a otra.


Puede suceder que tu logo se asemeje al de otra marca, o tu identidad corporativa, lo cual puede hacer que surja algún impedimento legal que implique un rebranding necesario de la marca.


Tu marca ha alcanzado, o está alcanzando la fase de declive.


Al igual que existe el ciclo de vida de un producto, también encontramos el ciclo de vida de una marca, en la que encontraremos la fase de introducción, en la que se introduce el producto nuevo al mercado, el nacimiento; la fase de crecimiento, en la que le producto va ganando notoriedad y aumentando sus ventas; la fase de madurez, donde las ventas y publicidad se consideran estables; y por último, la fase de declive, donde el producto va perdiendo cuota de mercado y la empresa se puede enfrentar a ciertas dificultades. Aquí en la última fase es donde entraría en acción el rebranding, para evitar que el descenso del declive continúe y la marca no llegue a ese temido final.

Las empresas que se encuentran en la fase de madurez y detectan que la fase de declive se acerca, tienen más oportunidades de revivir su marca llevando a cabo un rebranding.


Quieres llegar a mercados internacionales.


Muchas empresas crecen de manera continua y deciden expandirse para llegar a mucho más público y continuar creciendo. Esto implicará que la empresa tendrá que adaptarse a los mercados de aquellos lugares donde quiera establecerse. La adaptación puede ser tanto el producto como de la imagen. El rebranding entraría en caso de necesidad de cambiar la imagen, para adaptarte a ese mercado nuevo.


Tu público y consumidores ya no se sienten identificados con tu marca.


Así como van pasando los años y los tiempos cambiando, las tendencias también cambian al mismo ritmo. El perfil de los consumidores también ha cambiado en muchos aspectos; en la actualidad, el consumidor está expuesto a miles de estímulos publicitarios, está mucho más informado y tienen respuestas nuevas. A veces, un rebranding es la mejor opción a la que puedes optar, pero no siempre, deberás evaluar la situación y escoger la opción que te ayude a mejorar tu imagen de la mejor manera posible.


Un ejemplo de rebranding claro, que quizá conozcas es el de Instagram, que renovó por completo la imagen de su logo. Su objetivo de rebranding era redirigir la aplicación al mercado meta, en el que la compañía quería extender sus redes sociales. EL cambio de imagen trajo consigo la ampliación de funciones dentro de la app.



Si tu empresa está pasando por alguna situación mencionada previamente en el artículo, y estás considerando realizar un rebranding de tu marca, no dudes en ponerte en contacto con nosotros en hola@perseoagencia.com